Mensaje del Secretario General con ocasión del Día Mundial de los Refugiados

20 de junio de 2018. ¿Qué harían ustedes si se vieran obligados a abandonar sus hogares?

En la actualidad, más de 68 millones de personas en todo el mundo son refugiados o desplazados internos como consecuencia de los conflictos o la persecución.

Esto equivale a la población del 20º país más grande del mundo.

El año pasado, cada dos segundos se produjo el desplazamiento de una persona.

La mayoría de los desplazamientos ocurrieron en los países más pobres.

En el Día Mundial de los Refugiados, todos debemos reflexionar sobre qué más podemos hacer para ayudar.

La respuesta comienza con la unidad y la solidaridad.

Me preocupa profundamente que cada vez haya más refugiados desprovistos de la protección que necesitan y a la que tienen derecho.

Debemos restablecer la integridad del régimen internacional de protección de los refugiados.

En el mundo actual, ninguna comunidad o país que ofrezca refugio seguro a las personas que huyen de la guerra o la persecución debería encontrarse solo y sin apoyo.

Si no estamos unidos, fracasaremos.

Este año, se presentará a la Asamblea General de las Naciones Unidas un Pacto Mundial sobre los Refugiados.

Este Pacto supone un paso hacia adelante y en él se reconocen las contribuciones de los refugiados a las sociedades que los acogen.

Mientras haya guerras y persecución, habrá refugiados.

En el Día Mundial de los Refugiados, les pido que se acuerden de esas personas.

Sus vidas están marcadas por la resiliencia, la perseverancia y el coraje.

Las nuestras deben estarlo por la solidaridad, la compasión y la acción.

Muchas gracias.