Día Mundial de la Alimentación

EL SECRETARIO GENERAL

MENSAJE DEL SECRETARIO GENERAL CON MOTIVO
DEL DÍA MUNDIAL DE LA ALIMENTACIÓN

16 de octubre de 2016

A medida que la población mundial siga creciendo, necesitaremos satisfacer una demanda de alimentos cada vez mayor. Sin embargo, las temperaturas sin precedentes, la elevación del nivel del mar y las sequías e inundaciones más graves y más frecuentes que se están registrando en todo el mundo como consecuencia del cambio climático ya están afectando los ecosistemas, la agricultura y la capacidad de la sociedad de producir los alimentos que necesitamos. Las personas más vulnerables son las más pobres, el 70% de las cuales dependen de la agricultura de subsistencia, la pesca o la ganadería para obtener ingresos y alimentarse.

En este Día Mundial de la Alimentación destacamos la estrecha relación que existe entre el cambio climático, la agricultura sostenible y la seguridad alimentaria y nutricional con el mensaje “El clima está cambiando; la alimentación y la agricultura también deben cambiar”. Sin una acción concertada, millones de personas más podrían verse afectadas por la pobreza y el hambre, lo que podría echar por tierra los avances que tanto ha costado conseguir y poner en peligro nuestra capacidad de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. 

La agricultura y los sistemas alimentarios deben ser más resilientes, productivos, inclusivos y sostenibles. Para reforzar la seguridad alimentaria en un clima cambiante, es necesario que los países tengan en cuenta la cuestión de la alimentación y la agricultura en sus planes de acción por el clima e inviertan más en el desarrollo rural. Las inversiones destinadas específicamente a estos sectores crearán una mayor resiliencia y aumentarán los ingresos y la productividad de los pequeños agricultores, con lo que se logrará sacar a millones de personas de la pobreza. Además, contribuirán a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y a salvaguardar la salud y el bienestar de los ecosistemas y de todas las personas que dependen de ellos.

El próximo mes entrará en vigor el histórico Acuerdo de París sobre el cambio climático, lo que dará un impulso muy necesario a los esfuerzos mundiales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, limitar el aumento de la temperatura y promover una agricultura sostenible compatible con el clima.

En este Día Mundial de la Alimentación, insto a todos los gobiernos y a sus asociados a que adopten un enfoque holístico, de colaboración e integrado para abordar el cambio climático, la seguridad alimentaria y el desarrollo social y económico equitativo. El bienestar de esta generación y de las generaciones venideras depende de las medidas que adoptemos ahora. Solamente si unimos nuestros esfuerzos podremos lograr un mundo sin hambre ni pobreza, donde todas las personas puedan vivir en condiciones de paz, prosperidad y dignidad.