Día Mundial de la Salud Mental

MENSAJE DEL SECRETARIO GENERAL

CON OCASIÓN DEL DÍA MUNDIAL DE LA SALUD MENTAL

10 de octubre de 2016

En el Día Mundial de la Salud Mental las Naciones Unidas resaltan la importancia de que la atención de la salud mental esté disponible para todas las personas que la necesiten, independientemente de sus circunstancias y dondequiera que vivan. Este año estamos llamando la atención sobre la urgente necesidad de prestar apoyo inmediato a las personas que sufren trastornos psicológicos tras haber sobrevivido a una crisis.

Esas circunstancias pueden adoptar muchas formas. En el mundo actual somos testigos de una oleada sin precedentes de emergencias humanitarias vinculadas a los conflictos y los desastres naturales. Entretanto, todos los años millones de personas padecen agresiones sexuales, delitos violentos y accidentes traumáticos.

Con demasiada frecuencia, las personas que sufren experiencias de ese tipo reciben escasa o nula orientación inmediata. En situaciones de crisis humanitaria, eso es debido a que rara vez hay disponibles profesionales de la salud mental calificados. Sin embargo, es perfectamente posible capacitar a los equipos de respuesta inicial, como los policías y bomberos, los miembros del personal de los servicios de salud de emergencia y los trabajadores de asistencia humanitaria, para que presten “primeros auxilios psicológicos” a las personas necesitadas. Hemos visto ejemplos de ese tipo en el brote de ébola en Guinea, Liberia y Sierra Leona, y también se está actuando ampliamente de manera semejante en la República Árabe Siria y en la atención prestada a miles de desplazados en Grecia, Nigeria y Sudán del Sur.

Los primeros auxilios psicológicos son solo uno de los componentes del conjunto de servicios de salud mental integrados en los sistemas nacionales de salud a que los Gobiernos se comprometieron en el Plan de Acción Integral sobre Salud Mental 2013-2020 de la Organización Mundial de la Salud. Los Gobiernos deben establecer sistemas sólidos de atención a corto y a largo plazo. Las organizaciones de la sociedad civil pueden apoyar esos esfuerzos mediante las actividades de sensibilización, los programas basados en la comunidad y la investigación. Además, todos nosotros podemos examinar cómo podemos ofrecer apoyo a nuestros amigos, familiares y vecinos.

En este Día Mundial de la Salud Mental, demostremos compasión y empatía por las personas que han sobrevivido a una crisis y asegurémonos de que puedan acceder a la ayuda que necesiten, durante todo el tiempo en que la necesiten.